Viernes, 22 Julio 2016 16:52

Migrantes: ¿villanos o víctimas?

Escrito por
Valora este artículo
(5 votos)
Migrantes: ¿villanos o víctimas? Filipino Workers In The Gulf Treated As Slaves By Muslim Arab Masters via photopin (license)

Existen fenómenos sociales que, aunque cerremos los ojos, no dejan de existir. Ignorar un problema no hace que se resuelva o desaparezca, por el contrario, provoca la perpetuación del mismo o lo empeora. Así sucede con la migración, fenómeno social que ha sido una constante en la historia de la humanidad y que está cada vez más presente a nivel global.

La migración internacional, que de acuerdo con la Organización Internacional para las Migraciones, se entiende como el movimiento de personas que se desplazan desde su país de origen o donde han vivido habitualmente cruzando una frontera para establecerse en otro país (ya sea por un periodo de tiempo o permanentemente), plantea cada vez más retos para los migrantes, para los gobiernos y para la creación de políticas migratorias. 

Cuando se aborda el tema de la migración desde cualquier esfera, no debe dejarse de lado el considerar los motivos por los que las personas deciden abandonar sus países de origen y migrar hacia otros. Pese a que existe una gran gama de situaciones que motivan a las personas a migrar, dentro de las principales causas destacan el buscar una mejor calidad de vida para los migrantes y para sus familias, ya que en el país de origen las personas se enfrentan a una elevada tasa de desempleo, además de que estos son mal remunerados y existen condiciones precarias en su nivel de vida. Otro de los factores que motivan de manera importante esta decisión es la cuestión de la seguridad, debido a que en sus países de origen existe un alto índice de delincuencia y criminalidad o, en el caso de las recientes grandes oleadas de refugiados, conflictos internos y una gran inestabilidad política, es la motivación suficiente para salir de la región y proteger sus vidas.

Como ejemplo de lo anterior pueden observarse los datos de la Organización de Naciones Unidas (2013) los cuales señalan que en 2013 los migrantes internacionales alcanzaban los 232 millones a nivel global, mientras que, como se señala en el “Informe sobre las migraciones en el mundo 2015”, aproximadamente el “50% de los migrantes internacionales reside en diez países altamente urbanizados y de ingresos altos” como Estados Unidos, Alemania, Canadá o Rusia (Organización Internacional para las Migraciones, 2015). Estos datos nos dan cuenta de la concentración de los migrantes internacionales en países de primer mundo.

Siguiendo como línea de análisis, en el caso de la migración internacional por necesidad económica para mejorar las condiciones de vida es necesario considerar otro aspecto fundamental: la distinción entre la migración con mano calificada y la migración con mano de obra no calificada. Un migrante calificado es definido como aquel “trabajador migrante que por sus competencias recibe un tratamiento preferencial en cuanto a su admisión en un país distinto al suyo. Por esas razones, está sujeto a menos restricciones en lo que respecta a la duración de su estadía en el país receptor, al cambio de empleo y a la reunificación familiar” (Organización Internacional para las Migraciones, 2006).

Debido a que los migrantes con mano de obra calificada (el caso de profesionistas, artistas, personas con conocimientos altamente especializados etc.) cuentan con estas competencias delimitadas por los países receptores, tienen mayores oportunidades de empleo en el sitio al que llegan. Considerando que los principales expulsores de migrantes son países en vías de desarrollo, donde persisten grandes problemas de pobreza, desempleo, desigualdad y escasas oportunidades de desarrollo, no es de extrañarse que una parte importante de las personas con mano de obra calificada busque desplazarse a países donde tengan mayor oportunidad de desarrollo, lo que se conoce como “la fuga de cerebros”, y aunque el contar con mano de obra calificada no garantiza obtener oportunidades en otro país, sí abre el abanico de posibilidades.

La mayor parte de la migración internacional está conformada por las personas con mano de obra no calificada, debido a esta situación los migrantes se vuelven más vulnerables durante todo su proceso migratorio y aun en su estancia en el país receptor. Dada la falta de oportunidades, a la pobreza, el desempleo, etc., un gran número de personas deciden migrar a países que ofrezcan un mejor nivel de vida o simplemente un empleo que les permita sobrevivir. Muchos de estos migrantes que se encuentran en situación indocumentada, a sabiendas de los peligros a los que se exponen, desde los abusos de las mismas autoridades, robo, secuestros, abusos sexuales, discriminación, hasta el perder la vida tratando de cruzar la frontera ya sea por vía marítima o terrestre, toman la decisión de migrar.

Debido a que se trata de migrantes con mano de obra no calificada y, como se mencionó anteriormente en muchos casos con situación migratoria irregular, estos se ven expuestos a la explotación laboral, a trabajar jornadas largas por sueldos inferiores a lo que corresponde, por lo que tienen que enfrentarse a la amenaza y a la coerción de trabajar en esas condiciones o se les denunciará con las autoridades para que sean deportados. Lo anterior sucede a pesar de que se ha demostrado que la mano de obra migrante es fundamental para países de primer mundo. Los migrantes deben enfrentarse también al rechazo de la población local, debido a la manipulación del discurso oficial. Discursos que sostienen que los migrantes se están apoderando de los empleos, cuando los mismos gobiernos se aprovechan de la mano de obra migrante para desvalorizar los salarios.

Es en este contexto de gran movilidad internacional, en el que el fenómeno migratorio está cada vez más presente en nuestro entorno diario, en las discusiones de política internacional en las que cada día se hacen más visibles los actos de discriminación y de vulnerabilidad a la que se enfrentan gran número de personas en el mundo, se vuelve  necesario plantearnos cuestiones como: ¿este gran flujo migratorio no es más que una consecuencia lógica de la asimetría en el desarrollo de los países?, ¿cómo integrar a estas grandes oleadas migratorias en países que, aunque de ingresos altos, deben atender las necesidades de sus ciudadanos con recursos limitados?, ¿representan estos grandes conjuntos de migrantes un reto para la soberanía de los países? 

Fuentes

Organización Internacional para las Migraciones (2015). Informe Sobre las Migraciones en el Mundo 2015. Recuperado de http://publications.iom.int/system/files/wmr2015_sp.pdf

Organización Internacional para las Migraciones (2006). Derecho Internacional sobre Migración Glosario sobre Migración. Recuperado de http://publications.iom.int/system/files/pdf/iml_7_sp.pdf

Organización de las Naciones Unidas (2013). Comunicado de prensa de las Naciones Unidas RETENIDO HASTA EL 11 de septiembre de 2013, a las 10:30 hora de Nueva York. Recuperado de http://www.un.org/es/ga/68/meetings/migration/pdf/press_el_sept%202013_spa.pdf

Modificado por última vez en Viernes, 22 Julio 2016 17:44
Esmeralda Martínez Becerra

Esmeralda Martínez Becerra (26 de octubre de 1993) es estudiante en la licenciatura de Relaciones Internacionales de la Universidad de Guadalajara (Udeg). Sus ramas de interés abarcan los temas de Medio Oriente y el Norte de África. Actualmente se dedica a la gestión de proyectos culturales.